telefono
correo CORA
atencion@CORA.org.mx
Tel. 5559-8453 y 5559-8450 faebook

Solicita una cita

La voz censurada de la juventud

Blog Psicologos CDMX en Colonia Del Valle.

La voz censurada de la juventud

Ante esto, existe una veloz respuesta por parte de las autoridades de implementar una revisión a los útiles de los jóvenes estudiantes, de comenzarlos a ver con una lupa de miedo y desconocimiento, de etiquetarlos y censurarlos, de asumir que pueden resultar mas peligrosos de lo que se creía (esto no es nuevo).

Suele ocurrir, sobre todo en las grandes metrópolis, que los jóvenes sean atravesados por ese hilo común de la soledad y la censura; si bien hoy en día pareciera que se encuentran sostenidos por una enorme comunidad de amistades en las redes sociales, las herramientas y los signos que éstas les ofrecen son insuficientes para tramitar el malestar que se vive en lo cotidiano.

Hablamos entonces de que los jóvenes se encuentran de manera habitual trastocando desde varios ángulos el concepto de violencia: en la nota roja de los diarios, las inclemencias y abusos vividos en las aulas escolares, la delincuencia en las calles, la violencia en los hogares, y hasta de manera virtual en los distintos foros cibernéticos.

Sin embargo, el peor tipo de violencia que se ejerce hoy en día sobre los jóvenes es la imposibilidad de que puedan expresar libremente sus opiniones y vivan en silencio su malestar. Diversos foros hoy en día insisten en pensarlos bajo una etiqueta de “millennials” envistiendo en ellos una imposibilidad de que puedan desplegar su singularidad.

La singularidad y la voz única de cada joven debe ser escuchada en cada uno de los espacios en donde interactúa día a día: con la familia, maestros, amigos, y con toda persona con la que conviva cotidianamente. Somos claros en el hecho de que cada uno de los espacios con los que interactúan los jóvenes hoy en día son atravesados por distintas ideologías que ejercen cierta influencia o veto a lo que realmente quieren decir, a lo más íntimo de su malestar, pero también de su bienestar.

El espacio terapéutico oferta justo esa posibilidad de escucha del malestar de los jóvenes, en donde pueden estar ciertos de que no habrá ninguna especie de censura de su voz, de lo que piensan, de lo que sienten, de cómo se visten, de qué escuchar, de qué creer. El espacio terapéutico acompaña a los jóvenes en ésta soledad del malestar cotidiano y ofrece un sentido y posibilidad de que sean ellos los que decidan y den valor a su voz, a su palabra, de que puedan elaborar a través de ésta una nueva forma de sostenerse ante los embates de la violencia que viven diariamente y encontrar un “otro” sentido a sus vidas, no uno mejor ó peor, sino uno verdadero, uno en el que puedan ser realmente libres de sostener su palabra.

Por: Fernando Pérez
Psicóloga de CORA

¿Qué opinas sobre nuestro artículo?